martes, 28 de octubre de 2014

El equipo sin corazón

     Hay algo que en las empresas muchas veces queda absorbido por la inercia del trabajo diario, y que en el seno de un equipo me parece de lo más trascendente: el corazón del equipo. Un grupo de personas, cuando pasa de ser un agregado, para convertirse en un sistema vivo, necesita ser consciente y tener en cuenta que hay una parte fundamental a gestionar, y que no podemos olvidar si aspiramos al alto rendimiento. Como parte de una empresa, de un equipo, o como gestores de él, también es nuestra responsabilidad recordárlo y ofrecerles herramientas para gestionar su energía.

  Un equipo como sistema vivo, tiene emociones, es sensible, un día puede desestabilizarse, y al día siguiente reforzarse y volverse mas consistente; pero todo esto depende de la suma de energías de las personas que lo componen y de nuestra pericia para gestionarla. ¿Qué pasa cuando no tenemos en cuenta esta forma de entender los equipos? Os contaré el caso de un equipo de mi empresa. 



   

sábado, 4 de octubre de 2014

El futuro del trabajo y el Factor E

     No hace mucho publiqué en el blog de Futurea una entrada relacionada con la trascendencia actual del aprendizaje informal, de saltarse la reglas y lo ortodoxo a toda costa. Un concepto simple, pero que aplicamos poco. En esta entrada quiero relacionar algunos de los factores señalados por la Fundació Factor Humá en su última memoria: El futuro del trabajo. Lo que me interesa es mostrar la relación directa que tiene cada item a tener en cuenta, con una o varias de las habilidades que conforman la inteligencia ejecutiva o lo que se llama Factor E (de executive control). 



Vamos a ver como se relaciona: