sábado, 4 de octubre de 2014

El futuro del trabajo y el Factor E

     No hace mucho publiqué en el blog de Futurea una entrada relacionada con la trascendencia actual del aprendizaje informal, de saltarse la reglas y lo ortodoxo a toda costa. Un concepto simple, pero que aplicamos poco. En esta entrada quiero relacionar algunos de los factores señalados por la Fundació Factor Humá en su última memoria: El futuro del trabajo. Lo que me interesa es mostrar la relación directa que tiene cada item a tener en cuenta, con una o varias de las habilidades que conforman la inteligencia ejecutiva o lo que se llama Factor E (de executive control). 



Vamos a ver como se relaciona:



 En el futuro del trabajo necesitaremos...


        Pasar del conocimiento general sobre áreas diversas a convertirnos en maestros en serie: personas que profundizan en habilidades y conocimientos muy específicos y especializados pero están preparadas para cambiar 2 o 3 veces durante la vida laboral de área de expertise. Detrás de este punto se esconden dos habilidades fundamentales: la flexibilidad para poder adaptarnos a cada nuevo perfil, y la atención en futuros campos en los que puedan haber oportunidades. La planificación y organización de metas nos ayudará a seguir programas y trayectorias que prediseñemos.

     Aprender permanente durante toda la vida. No necesariamente en instituciones académicas tradicionales, sino mediante MOOC, autoaprendizaje, etc. Una habilidad ejecutiva como es la capacidad de aplazar recompensas nos ayudará a visionar y proyectar una trayectoria de aprendizaje permanente con menos probabilidades de caer en la frustración. La atención nos ayudará a buscar y localizar fuentes alternativas para no ser una "fotocopia" del de al lado. 


      Pasar de competir individualmente a crear redes de innovación, experimentación y compartición de conocimientos. Este apartado se relaciona también con la habilidad ejecutiva de aplazar la recompensa, puesto que nuestros proyectos necesitarán madurar para penetrar en un mundo global y muy competitivo.  El futuro del trabajo requiere colaborar en proyectos a largo plazo, a veces con beneficios a medio plazo. Por ello necesitarán de profesionales pacientes, con visión para conducir ideas innovadoras. La metacognición, para ser conscientes en algunos momentos de la necesidad de colaborar y buscar apoyos es fundamental. 

        Convertirnos en nómadas del conocimiento (Knowmads): ser capaces de imaginar, crear y trabajar en colaboración con casi cualquier persona, en cualquier momento y lugar. Configurar espacios de trabajo flexibles y móviles gracias a las TIC. Esto tiene que ver mucho con una habilidad ejecutiva como es la metacognición y la inhibición del impulso. La sociedad nos está condicionando demasiado; hay más información, pero también hay más sobreeinformación y tendencias que limitan nuestra capacidad de innovar y salirnos del estándar. Ser conscientes de quienes somos, que es lo que nos gusta, y que queremos hacer es clave para avanzar en este nuevo marco.

       Poner el acento en la oportunidad de trabajar con personas que sean creativas e inspiradoras, desempeñar tareas que sean ricas en significado y producir ideas que resuenen con nuestros valores. Esto está relacionado con las habilidades ejecutivas de autorregulación emocional (fundamental para crear y mantener buenas relaciones sociales) y con la creación de criterios de evaluación (a fin de escoger personas afines y adecuadas a nuestros proyectos).

     Como ves, el futuro del trabajo está requiriendo personas más inteligentes ejecutivamente, en cuanto nos ayudará a saber como “movernos”, con quien relacionarnos para aprender, como dirigir nuestra acción, seleccionar información, ser flexibles y capaces de trabajar al largo plazo…entre otras muchas habilidades. NO olvides que todo esto requiere entrenamiento y que si quieres tener un puesto asegurado en la realidad futura, debes estar atento a las habilidades ejecutivas. Éstas serán necesarias para avanzar en esta nueva realidad. 

¿Qué te parece?
Publicar un comentario