lunes, 29 de diciembre de 2014

10 consejos para buscar trabajo en 2015

    El pasado mes tuve la suerte de participar como ponente en el Foro de Empleo de la Universidad de Valencia. Estuve ofreciendo información sobre mi proyecto de orientación profesional Futurea, y además tuve la oportunidad de hablar sobre el futuro del trabajo y la orientación profesional. 


      Si sueles leer mi blog sabes que no soy muy partidario de hacer entradas de tipo "Las 5 claves...los 10 consejos...las 3 formas de..." pero esta vez he sucumbido ante la tendencia, y voy a por ello. Mi objetivo era dar a las personas que participaron en el foro 10 consejos para buscar trabajo en la realidad actual y futura. Es decir, que cosas podemos hacer para ampliar nuestras posibilidades de conseguir un empleo en el 2015 y los que vienen. Ahí van: 


jueves, 11 de diciembre de 2014

El cortex prefrontal

Tenemos la oportunidad de retar la evolución, cada vez que decidimos crear un proyecto, o trabajar y saber esperar un resultado futuro. Este es el éxito de nuestra inteligencia.     

      Hay una parte del cerebro que siempre me ha interesado más que otras: el cortex prefrontal (CPF), parte anterior de los lóbulos frontales. Si te preguntas porqué, la respuesta es simple. Se sabe que los lóbulos frontales se hallan implicados en una miríada de funciones: lenguaje, control motor y perceptuales de alto nivel. Se asocia sobre todo a la planificación de comportamientos cognitivamente complejos, la expresión de la personalidad, los procesos de toma de decisiones y la adecuación del comportamiento social en cada momento. Se considera que la actividad fundamental de esta región cerebral es la coordinación de pensamientos y acciones de acuerdo con metas internas

    Me gusta guiar a las personas para que avancen, caminen hacia sus objetivos, descubran posibilidades en ellas mismas y su entorno, y por ello creo que debo tener en cuenta la forma en que la inteligencia opera, y por tanto el cerebro. Transmitir esto siempre ayuda a que las personas sean conscientes del posible origen de sus actos, lo que les aporta tranquilidad y sensación de control. De hecho el desarrollo de ésta parte del cerebro en parte la naturaleza lo delega en los pacientes papa y mama. Constituyen el cortex prefrontal de su hijo hasta que este va olvidando que por naturaleza es un ser impulsivo.