lunes, 27 de abril de 2015

La excelencia se mide en kilocalorias

   El conductor era un hombre mayor de 45 años, canoso y con más años al volante que yo sobre la tierra. Viajaba en autobús público, y al hacer su parada de 5 minutos rutinaria vino a mí y de una forma muy sencilla me preguntó: "disculpa, ¿te parece que la temperatura que he puesto es adecuada? ¿te sientes a gusto?". Nunca en un autobús me habían preguntado esto. No me vino otra cosa a la cabeza: este hombre  parece ser excelente. 
    
    La excelencia es un concepto que tiene mucho que ver con lo que elegimos ser cada día en el seno de una organización y con la relación con nuestros clientes (internos y externos). Incluso diría que está en el seno de todas las cosas que hacemos a diario, en nuestra relación con nosotros mismos, nuestros proyectos y nuestro entorno. Cada día sigo aprendiendo de lo que esta palabra implica, y la verdad es que me apasiona tanto tanto, que abro este camino de palabras hacia vosotr@s. 

     Cuando no tengo a mano una definición propia, ni referencia de algún profesional que admiro, recurro al diccionario. Mirar lo que dice (debajo de cada acepción, mis observaciones sobre ello):